Diego Rivas: de preparador de porteros a héroe del Arenteiro

El año pasado, Diego Rivas ascendió a la Segunda División de mano del Racing de Ferrol. Sin embargo, en vez de jugar en la división de plata como premio, decidió retirarse para convertirse en preparador de porteros. Aunque lo que pocos se esperaban es que el pasado fin de semana se enfundara los guantes en partido oficial tras una situación un tanto especial. 

Sin duda, el encuentro para Diego fue de lo más especial por dos motivos: el primero por volver a jugar un partido oficial y el segundo debido a que pasó en su día por las categorías inferiores del Deportivo de la Coruña. Durante el partido consiguió salvar al equipo de que acabase perdiendo haciendo actuaciones de mérito, hecho que pudo demostrar que aún seguía en forma. 

Pero el momento mágico para el Arenteiro acabó siendo en la última jugada y, tras subir a rematar un saque de esquina, Rivas estuvo a poco de meter gol, aunque su balón quedó dividido, esférico que le caería a Romay quien finalmente hizo el 2-2 para que el equipo modesto lograse un valioso empate frente al todopoderoso SuperDepor. 

Tras el gol, llegó el éxtasis. Empatar en un campo tan complicado como el de Riazor y en la última jugada, de manera épica, no pasa siempre. A eso hay que sumarle el mérito que tuvo Diego Rivas de que, con sus paradas, pudiera evitar la derrota de su equipo. Seguramente, la fecha de su derbi particular no la llegue a olvidar en la vida. 

Los que hemos jugado al fútbol muchas veces hemos soñado con presenciar momentos como este y más en primera persona. Sobre todo, si tu posición es la de portero y deseas con ansias parar el penalti decisivo que se pita en el último segundo y que, tras la parada, logras que tu equipo salga triunfador. Subir a un saque de esquina y por un momento de tu vida siendo guardameta tiene que ser la repera y si logras marcar el gol, eso ya debe saber a gloria. 

Ahora todo queda en manos del Arenteiro, si seguir dándole minutos a su preparador Diego Rivas o, por el contrario, apostar por el portero suplente Pablo Brea y ya sin la necesidad de tener que pagar la cláusula del miedo. Pero aún así, si hay alguien que nunca olvidará tal encuentro es: Diego Rivas, quien pudo saborear la épica pasando de preparador a jugador.

¡Informado al minuto!

¡Síguenos en nuestro canal de Telegram para estar al tanto de todos nuestros contenidos!

https://t.me/MinutoCrucial

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*