La mordaza y la venda nos aleja de Occidente

Menos de una semana ha sido tiempo suficiente para poder comparar en primera persona la gestión de la crisis del coronavirus en Países Bajos con la nefasta gestión de Sánchez, Iglesias, Illa y Simón. 4 días que comenzaron con, en primer lugar, la inexistencia de mascarillas en la calle, solamente necesarias en el transporte público, alegando los expertos que su eficacia aún no ha sido probada, temiendo además que su efecto sea contraproducente para la salud de quienes la deciden llevar más tiempo del recomendado.

La ausencia de mascarillas y el exceso de confianza de la sociedad neerlandesa me llevó a informarme de las causas del “relajamiento” y en ellas se hayan el sentido de la libertad y la responsabilidad individual a la que apela el gobierno de Rutte y la oposición casi al completo. Sin embargo, volvemos a España y encontramos un gobierno que en primera instancia afirma que las mascarillas “no sirven para contener el virus”, que “las barbas reducen la eficacia” de las mismas o que se debe tener especial cuidado en su manejo a la hora de colocarlas y quitarlas. Ahora, obligatorias, poco más hasta para ir al baño de tu casa. Es por ello que vemos escenas en España de todo tipo: mascarillas desgastadas del uso, madres que toquetean las mascarillas de sus hijos después de haber pasado su mano por las barras del metro…y al presidente diciendo que la culpa de la segunda oleada de contagios no es de su gestión, de su comité de expertos, o de él, sino de los españoles, y si le dejas, también del PP. El Gobierno de España trata a los ciudadanos españoles como infantiloides a los que la única manera de enseñar es a base de prohibiciones, amenazas y consecuencias.

El encierro total que supuso el confinamiento rozó la usurpación de las libertades y derechos constitucionales, ahora la obligatoriedad del uso de un material sanitario cuya total eficacia aún la Comunidad científica no ha demostrado, más de lo mismo. Lo siguiente será la limitación de la vida social este otoño, y así hasta que la mordaza no nos deje cuestionarnos, y la venda no nos deje ver que el horizonte venezolano está cada vez más cerca, mientras nos alejamos del globalizado y libre Occidente.

Pero en esas estamos, en que España lleva años conformándose con ser una sociedad inmadura, cortoplacista y a la que el dinero, por muy poco que sea, mientras se lo dé el “papá Estado”, le soluciona cualquier problema mes a mes.

Necesitamos, entusiastas, emprendedores, soñadores, y el tiempo nos dirá por qué.

¡Informado al minuto!

¡Síguenos en nuestro canal de Telegram para estar al tanto de todos nuestros contenidos!

https://t.me/MinutoCrucial

3 Comments

  1. Yo visto la semana que estoy en la costa del sur de españa, te digo que ya a los españoles se la pela todo y aquí responsabilidad individual y colectiva (exceptuando algún par de casos), como que ni por asomo. Spain is different.

    • De verdad? Pues qué curioso que los españoles del norte tenéis más contagios e ingresados por 100.000 habitantes. No te lo habías mirado? Vaya!

      • No iba mi comentario por ahí, ni por los andaluces, ya que estos días hay turismo a punta y pala… Pero ya que te pones quisquilloso (o quisquillosa) Euskadi a ha practicado unas 5 veces más PCR que Andalucía. ¡5 veces más! Así que si, la tasa de contagios sobre el papel es más que Andalucía…

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*