El Mirandés no puede con el Valladolid en Anduva

El Club Deportivo Mirandés perdió  por la mínima el derbi castellanoleonés, en el Estadio Municipal de Anduva, frente al escurridizo Real Valladolid. A los pocos minutos de comenzar el encuentro, Raúl Moro consiguió batir la portería de Ramón Juan. Tan solo hizo falta un gol para que los de pucela se llevaran el gato al agua y los tres puntos del campo rojillo. 

Cuando el equipo rival estrena el marcador al poco de iniciarse el partido, resulta imposible retomar el juego. Esa desventaja acarrea un bajón anímico que, a la larga, repercute negativamente en la dinámica de los futbolistas. Además, Lisci se dedicó a realizar los cambios demasiado tarde, no dando la opción a los de Miranda de Ebro que se revolucionaran para plantarle cara al rival. Cierto es que el colegiado no estuvo para nada acertado, pero eso no justifica el pésimo partido realizado en Anduva. 

La expulsión de Lachuer, a mi juicio, fue excesivamente rigurosa. El francés, al poco de concluir el encuentro, pidió explicaciones al trencilla y con razón. No obstante, sigo pensando que el Mirandés, hasta el minuto 72, minuto en el que tuvo lugar la expulsión del galo, tuvo la posibilidad de darle la vuelta al marcador. Al menos, el empate. El cancerbero rival, Jordi Masip, apenas tuvo trabajo en su portería. 

La derrota contra el Valladolid hace que el Mirandés siga rozando los puestos que llevan al descenso directo y faltando tan solo cuatro jornadas para que finalice la Liga Hypermotion, antes llamada Segunda División. La salvación cada día que pasa es mucho más cara. Dentro de lo malo, los de Lisci siguen dependiendo de sí mismos para lograr el objetivo de la permanencia.

Es el momento de luchar por mantenerse vivos, pero para ello, es necesario que el Mirandés regrese a la dinámica de las victorias. La mentalidad ganadora debe recuperarse a toda costa. Si en los jugadores el punto de mira es el partido a partido, seguro que en lo que queda de liga no sufriremos. De todas formas, pase lo que pase al final de la temporada, considero que el equipo pudo hacer mucho más de lo que está haciendo, incluso acabar en posiciones mucho más atractivas para los intereses del equipo. 

En el próximo partido, el Mirandés visitará los Campos de Sport del Sardinero para enfrentarse al Racing de Santander. El encuentro se disputará este sábado a partir de las 14:00h. El horario vuelve a no acompañar ni al equipo ni a la afición rojilla, pero estoy seguro de que no impedirá que se desplacen hasta tierras cántabras. Sin lugar a duda, ambos equipos se juegan mucho: el Mirandés la salvación y los del Racing poder disputar el playoff de ascenso a la Primera División. El partido será vital para los intereses de los dos y eso ayudará a que lo den todo en el terreno de juego. 

Cuando la temporada está a punto de finalizar y los equipos se juegan el todo o la nada es cuando se ve que los puntos cosechados con anterioridad hubieran servido para estar por encima de la posición que actualmente se encuentran. En el caso del Mirandés, seguramente, el entrenador tenga gran parte de culpa de que el equipo no se encuentre más arriba, lo que hubiera significado que los rojillos ya estarían salvados. Mientras que, en el caso del Racing, los puntos perdidos les hubieran servido para tener ya sellado un puesto de playoff.

¡Informado al minuto!

¡Síguenos en nuestro canal de Telegram para estar al tanto de todos nuestros contenidos!

https://t.me/MinutoCrucial

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*