Mané, Özil y Tévez, tres ‘jugones’ solidarios

El mundo del fútbol de élite, en general, es sinónimo de fama, lujos, riqueza y postureo en redes sociales. Sin embargo, dentro de este deporte podemos encontrar a jugadores que se dedican a ayudar a los más desfavorecidos. Los tres ejemplos que voy a comentar hoy; dos de ellos colgaron las botas hace no mucho y el otro sigue disfrutando de minutos en un equipo exótico. Ellos son: Sadio Mané, Mesut Özil y Carlos Tévez. Un tridente que pueden presumir orgullosamente de ser solidarios.

El primero del que voy a hablar es Sadio Mané, el actual futbolista del Al-Nassr, equipo que juega en la Liga Profesional Saudí. El senegalés sabiendo que en su país la pobreza está a la orden del día decidió construir escuelas para que los niños más desfavorecidos puedan tener acceso a la educación. Pero esto no es todo, también invirtió dinero para que hubiese más hospitales en su país, incluso para la creación de un estadio. Además, el senegalés, en su pueblo natal, se dedicó a construir una gasolinera y, tecnológicamente hablando, llevó el 4G además de invertir para que se creara una nueva torre de energía. A esto se le llama amar a tu país en todos los sentidos. Chapeau por la grandeza de Mané.  

El segundo es uno de los que se encuentran retirados, el alemán de origen turco: Mesut Özil. El que fuera jugador del Real Madrid, Arsenal y de la selección germana, entre sus principales labores humanitarias se encuentran la financiación de mil operaciones para niños sin recursos, apoyar económicamente a su país de nacimiento Turquía el cual sufrió un terrible terremoto hace no mucho y la de pagarle el sueldo a la mascota del Arsenal para que quien se encuentra disfrazado con ese atuendo no sufriera el varapalo del despedido.

El tercero, aunque sea el tercero no significa que sea menos importante, es el argentino Carlos Tévez. En sus tiempos como futbolista en activo fue muy criticado debido a que apostó por jugar en el fútbol chino cuando el monopolio de los sueldos altísimos lo tenía el país asiático. Precisamente, cuando Tévez llegó al Corinthians brasileño dijo que, con el dinero recibido por el traspaso, su misión era construir 15 casas además de para sacar a su familia de la localidad denominada como Fuerte Apache, una zona muy pobre de Argentina. Eso sin olvidar la generosidad que siempre ha tenido a la hora de apoyar a los más desfavorecidos, ya sean familia o no.

Sane, Özil y Tévez son tres ejemplos de cómo el dinero obtenido en demasía puede servir para ayudar a gente vulnerable y estos gestos denotan la parte solidaria que existe dentro del fútbol. Siempre se ha dicho que las leyendas del deporte suelen ser recordadas injustamente por los galardones recibidos y que sus logros los convierten en famosos y puras leyendas. Sin embargo, en mi caso, prefiero recordar sus nombres por haber tenido una calidad humana encomiable, aunque carezca de galardones deportivamente hablando.

Las etiquetas las carga el diablo y es por ello que nunca se debe asociar que ser rico es sinónimo de egoísta o de carecer de solidaridad por tener la vida resuelta. La vida es única e irrepetible y cada uno tiene la suya y es dueño de elegir con quien compartirla. El dinero que estos tres jugadores utilizaron para ayudar, merece ser recordado mucho más que los títulos que han logrado como futbolistas. Su calidad siempre les hará ser leyendas en solidaridad.

¡Informado al minuto!

¡Síguenos en nuestro canal de Telegram para estar al tanto de todos nuestros contenidos!

https://t.me/MinutoCrucial

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*