Entrevista a Esteban Tena

Regresamos otra semana más con la sección de entrevistas a los colaboradores de Minuto Crucial. Hoy toca entrevistar a un hombre que desde el año 2007 es Licenciado en Derecho por la Universidad de Valencia. Este valenciano, poseedor de un gran léxico, además de ejercer como abogado, ha desempeñado funciones de administrador de fincas, y eso sin olvidar su función de articulista en diferentes plataformas y medios de comunicación. En la actualidad, está inmerso en unas muy duras e importantes oposiciones a un Cuerpo Superior del Estado.

Para quienes aún no hayáis averiguado el nombre de nuestro protagonista al que conoceremos hoy un poquito más, se trata de Esteban Tena.

JONATHAN TURRIENTES: Muy buenas Esteban y gracias por acceder a realizar esta entrevista personal.

ESTEBAN TENA: Hola Jonathan.

JT: ¿Cómo se define a sí mismo Esteban Tena?

ET: No soy un hombre de etiquetas ni definiciones. Yo no quepo en una definición ni concepto. Más aún, el día que sea capaz de definirme a mí mismo, creo que habré fracasado como hombre. Habré fracasado como ser consciente que viene al mundo a experimentarlo en todos sus aromas, matices, vertientes y aristas. Soy un profundo enemigo de los encorsetamientos mentales, ideológicos, o del tipo que fuere.

Cualquier hombre, no sólo yo, debería ser inmensamente más que el encorsetamiento social de su persona. Soy consciente de que todos, y yo no soy una excepción, cumplimos un papel en este escenario y teatro al que se llama sociedad, y normalmente según la familia de la que venimos o según el trabajo que desempeñamos, así nos definen. Peor aún, si uno tiene la osadía de pensar distinto a la masa, se le subrayará con una infinitud de vocablos escorados hacia el desprecio e intento de ridículo.

En cualquier caso, y sin merecer por ello la categoría de definición, podría afirmar con rotundidad que soy un pensador. Un buscador de la verdad. Sé que nunca la encontraré, pero yo la busco con todo el corazón. Eso es lo que soy, un bohemio pensador y buscador de la verdad.

JT: ¿Eres más de lectura o de ocio nocturno?

ET: No son incompatibles. En cualquier caso, desde que me enamoré de la lectura, la investigación y las ciencias por allá en la adolescencia, no pude cejar en mi instinto masoca de auto-someterme a brutales sesiones bibliográficas investigando en todo tipo de archivos, bibliotecas, etc., especialmente en el área de la criminología, convirtiéndome así en el depredador natural de todo tipo de ensayos, documentales y manuales.

Claro, que no sería sincero si dijese que no he disfrutado del mundo de la noche, pues la he disfrutado y mucho. Recuerdo grandes noches antes, durante y después de la universidad. Y no sólo en aquella época. También en la actualidad. Claro que, después vino la PLANDEMIA de los cojones, y nos quitaron la vida y la libertad.

Echo de menos una noche en libertad y sin la jodida mascarilla. Los libros los tengo siempre a mi lado.

JT: Esteban, cuenta a nuestros lectores cómo es la vida de un jurista que se está preparando para opositar a un Cuerpo Superior del Estado como es tu caso.

ET: Cuando empecé con las oposiciones, un verdadero infierno. Incluso el muchísimo nivel que me exigía en la facultad es un chiste al lado de la exigencia y nivel que has de alcanzar para un Cuerpo Superior del Estado. Pero como digo, eso fue en los inicios de las oposiciones. Trascurrido el tiempo, y cuando ya eres un avezado y experimentado opositor, llegas a comprender que el momento exacto en el que estarás preparado para enfrentarte a los exámenes será cuando estés literalmente enamorado del temario y de la oposición misma. Yo soy un enamorado de mis oposiciones y su temario.

JT: ¿Cuáles son las anécdotas más peculiares que has vivido ejerciendo la profesión de abogado?

ET: Ufffff. Una clienta con pocos recursos, a la que le llevaba y dirigía el divorcio, muy coqueta, atrevida y sensual en mi despacho, me propuso pagarme los honorarios en especie. Evidentemente, no accedí.

Tuve también otros clientes, acostumbrados al menudeo y tráfico de drogas, que quisieron invitarme a alguna “fiesta”. Mi respuesta fue contundente: NO.

JT: Volviendo a los temas del derecho ¿Consideras que la asimetría penal existe en el mundo de las jurisdicciones?

ET: Sí, absolutamente sí. Precisamente de esa asimetría penal versará mi próximo artículo. La legislación actual, inmersa en una histórica y galopante discriminación positiva, se articula sobre posiciones que difieren y mucho entre sí, diferenciando penalmente al hombre de la mujer. Tanto es así, que no sólo existen preceptos punitivos en el código penal que diferencian a la mujer del hombre en aras a dispar consecuencia punitiva, sino que, además, ahondando en esta discriminación positiva y diferenciación, se crearon los juzgados de violencia sobre la mujer.  ¿Es que acaso no se produce violencia sobre los hombres?

No debería hablarse de violencia de género. Debería hablarse de violencia (a secas), ya que esta no tiene género. Decir que la violencia tiene género, es como decir que unos terrorismos son más admisibles que otros. Quien comete violencia, como quien perpetra un acto terrorista, es un miserable, sea hombre o sea mujer. La violencia es execrable sin distinguir géneros, como lo es el terrorismo.

JT: Hablando del mundo de la jurisdicción: ¿Qué leyes elogias y cuáles derogarías dentro de las establecidas por la Ley?

ET: Uffff, es de tal envergadura la reforma legislativa que hace falta en España, que pocas leyes se salvarían de ser derogadas. En cualquier caso, y yendo a la pregunta, te puedo decir que la única norma que elogio prácticamente sin fisuras es la propia Constitución, cuyo texto, pese a contener errores de peso, es la única que nos garantiza que aún no nos hayamos matado unos españoles a otros. Como marco de convivencia, es un texto sobresaliente.

Y si de derogar se trata, y poner algunos ejemplos, derogaría las leyes de género y la recién aprobada ley de la eutanasia.

JT: ¿Y hay alguna que implantarías en caso de que tuvieras la posibilidad de establecerla? De ser así, ¿cuál y por qué?

ET: Más que implantar, llevaría a cabo una importante reforma de la ley electoral en aras a que los partidos políticos de corte secesionista no se puedan presentar a las elecciones, y aún menos convertirse en el báculo y sostén del gobierno. Así mismo, modificaría la ley de partidos políticos para que, sin necesidad de que pase por las manos del Gobierno, pueda el propio Ministerio Fiscal, iniciar el procedimiento de ilegalización cuando haya motivos objetivos para ello. En realidad, y como he dicho en la pregunta anterior, la reforma que se requiere en España es de una envergadura inmensa.

Ayyyyyy si de mí dependiese…

JT: Ahora vamos a tocar un poco tu faceta como articulista. ¿Cuáles son los temas que más te atraen para escribir sobre ellos?

ET: Aunque parezca increíble, no son los temas jurídicos. Cuando más disfruto escribiendo, es cuando me dejo llevar en reflexiones filosóficas, sociológicas y metafísicas. Como dije antes, soy un bohemio pensador, y disfruto llevando mi descernimiento y reflexión al papel.

JT: ¿Hay sobre algún tema del que bajo ningún concepto escribirías sobre él? De ser así, ¿de qué tema sería y por qué tu negativa a ello?

ET: Sobre prensa rosa y del corazón. Eso lo dejo para otros. Mi negativa no es por otro motivo que, amén de que soy un enemigo de que se haga pública la vida de terceras personas. Hace muchísimo tiempo que perdí el interés en observar ese cubo de basura al que llaman  televisor. Precisamente por ello, no tengo la más mínima idea de la vida y milagros de esos personajes. Personajes que por cierto, se forran y viven como Dios gracias a los millones de espectadores que se encaraman al televisor.

JT: ¿Cómo recuerdas ‘tu primera vez’ en Minuto Crucial?

ET: Fue realmente emocionante cuando por primera vez vi mi primer artículo (que por cierto versaba sobre la eutanasia) junto a mi foto, ya publicado y compartido en los diferentes grupos. Fue una muy agradable experiencia, como también lo fue conocer a mis compañeros de columna.

JT: Para terminar con la entrevista, si tuvieras que valorar en una escala del 0 al 10 tu experiencia hasta el momento en Minuto Crucial en la que 0 es muy negativa y 10 muy positiva. ¿Qué nota le pondrías a esta y por qué?

ET: Francamente un 10. La experiencia, tanto desde la perspectiva pura de escritor y columnista, como en relación con mis compañeros, ha sido y es inolvidable. Y espero lo siga siendo por muchísimos años más. Y no me olvido de ti, el director de Minuto Crucial, con quien me une ya inmensamente más que el digital.

Conocí a un director que me propuso colaborar en su medio digital, Minuto Crucial, y tres meses después es ya un grandísimo amigo.

JT: Muchas gracias por concederme esta entrevista, espero contar en este digital contigo por mucho tiempo.

¡Informado al minuto!

¡Síguenos en nuestro canal de Telegram para estar al tanto de todos nuestros contenidos!

https://t.me/MinutoCrucial

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*