Amada España

Me irrita sobremanera tener que ver y escuchar cómo algunas personas proclaman, mezclando ignorancia y deseos partidistas adquiridos durante sus años de educación sesgada, que España no existe. Asisto incrédula a groseras manipulaciones de la historia, entre aliados independentistas y nacionalistas, que, sin pudor alguno, pretenden hacerme comulgar con sus ruedas de molino de tan gran tamaño como la de que asegura y refuerza que España es una creación o invención tardía sin una base común y sólida. El objetivo es siempre disgregar a aquel al que se pretende destruir mientras lo entretienes con otros menesteres.

Nada más lejos de la realidad. Desde estas tierras han surgido tantos héroes defendiendo y llevando España a tantas partes del mundo que se consiguió formar un imperio. El más envidiado y codiciado por otras potencias, en el que jamás se ponía el sol, envidia que continúa hasta nuestros días.

Encontramos biografías de españoles relevantes por sus hazañas y grandes méritos a patadas. Es la verdad, no cuesta apenas encontrar información al respecto de cualquiera de ellos. Grandes como Hernán Cortés, Blas de Lezo, Agustina de Aragón, Viriato, Gonzalo Fernández de Córdoba… entre cientos. Sus vidas son recordadas y contadas con mayor o menor exactitud, pero siempre con el mayor de los respetos.

Cabe destacar aquí, en este punto de mi artículo, que ningún héroe español obró jamás en soledad. Las huestes que acompañaron y procuraron llevar a cabo cada labor en defensa de España, eran hombres de todos los rincones de este nuestro gran país y aunque de ellos, no se guarden datos ni nombres, es una realidad que siempre estuvieron formando parte de nuestra brillante historia, una parte crucial e imprescindible. Para todos ellos va mi reconocimiento a su valor y lealtad, de la misma manera que a nuestros grandes héroes. Porque no tengo dudas de que también lo fueron y por tanto, son merecedores de mi agradecimiento más profundo.

España es uno de los países cuna, clave y foco de la civilización en el mundo. Es un orgullo haber tenido la dicha y el destino de poder nacer aquí, e incluso, en cualquiera de las naciones que de España derivaron. La historia nos revela un pasado glorioso digno de tener en cuenta, sin olvidarnos, (he aquí una de las bases para este artículo), de que también forjamos nuestra leyenda en el presente, en el día a día, en estos momentos que compartimos mientras leemos unas líneas.

En efecto, construimos nuestra realidad histórica y social a partir del presente y de todos los hechos que juntos afrontamos. Porque los españoles estamos involucrados en nuestro país en mayor o menor medida, y a su vez porque somos vulnerables a los acontecimientos tan influyentes que acontecen y que nos quieren cada vez más segregados. Es ahora cuando se vive este momento y cuando se crea la historia que dejaremos a los que vienen detrás. Y también es ahora, cuando los que estamos aquí pasando esta etapa de desprestigio, somos nosotros.

Estamos despertando cada vez más dispuestos a trabajar en toda nuestra geografía. Señal inequívoca de un cambio social hacia la unificación. Es evidente que el hecho de estar fracturados nos ha cansado. Todo esto es palpable con la entrada de Vox en Cataluña, por ejemplo.

Nos toca liderar de nuevo un camino de vuelta al sentido común, a la garra y la fuerza del sentir español que regresa al punto en el que trabajamos de nuevo todos juntos por un bien general. Igual que pudimos hacerlo en otros tiempos, lo conseguiremos en estos. Es la garantía que tiene nacer español porque seguimos siendo los mismos héroes de antaño y seguimos estando rodeados de valientes. La historia no se detiene. Que nadie subestime a España.

¡Informado al minuto!

¡Síguenos en nuestro canal de Telegram para estar al tanto de todos nuestros contenidos!

https://t.me/MinutoCrucial

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*