¡Danzad malditos!

El pasado lunes con motivo de la celebración del Día de Europa 2022, pudimos observar cómo saltaban entre los asientos del Parlamento Europeo, unas decenas de supuestos bailarines, a iniciativa de la presidencia francesa del Consejo de la UE, realizando lo que simulaba un baile, pero que por los movimientos extraños y desacompasados que hacían, lo que parecía era que estaban siendo visitados por los personajes de la famosa serie de zombis americana “The Walking Dead”, solo que vestidos de calle, supongo que para no asustar más todavía. Al parecer tal esperpento titulado “Danse l´Europe” (Danza, Europa) buscaba ser una coreografía “simple y alegre, accesible a todos los ciudadanos europeos”. Todo esto, previo al discurso del presidente francés Enmanuel Macron.

A juzgar por las caras de sorpresa y perplejidad de los miembros del parlamento allí presentes, seguro que pensaron, como habremos pensado muchos, que con la situación en la que actualmente se encuentra el mundo y en concreto Europa, esto no era serio. Hay una guerra dramática en Ucrania que con el paso de las semanas y el cariz que va tomando parece que el riesgo al que nos enfrentamos no es exclusivamente una crisis económica, sino probablemente una seria amenaza de seguridad y se ponen a bailar de manera totalmente absurda como si estuvieran en el patio de un colegio y se estuviera celebrando un acto infantil, ni más ni menos que en el Parlamento Europeo. Igual es que celebraban la ya prácticamente paridad del euro con el dólar que esta crisis nos está trayendo, por eso de la malentendida igualdad…

Observo con mucha incredulidad que cada día la sociedad está más idiotizada. Nos comportamos como niños dándole importancia y haciendo causas virales a temas menores y miramos para otro lado a asuntos que no deberíamos consentir. El bailecito en cuestión es un ejemplo de ello. Otro ejemplo sería la cantidad de discursos o declaraciones que hacen nuestros políticos prácticamente a diario, y en esto especialmente me refiero a la izquierda que se llevan el cum laude, rellenándolos de palabrería y de términos inventados que, además, luego se ponen de moda con un contenido absolutamente vacuo, cuando lo que necesitamos son soluciones y explicaciones de cómo y cuándo nos van a solucionar los problemas tan graves que tenemos.

Esta semana escuché impactada uno de los tantos discursos en esta línea a la que nos tiene acostumbrados nuestra vicepresidente, Yolanda Díaz, en el que decía y sin ruborizarse, traslado literal, que, como es super trabajadora, está deseando recorrerse el país con sus recursos, con su coche y con un equipo de gente voluntaria ajenos al ministerio, y aprovechaba para hacer un llamamiento a los que desearan participar, acompasados por el jazz y la improvisación, porque como le gusta mucho la música es lo que iba a hacerlo especialmente singular. Un “proceso” que lo iban a construir las personas con sus manos, con sus corazones y con su inteligencia.

Les aseguro que dijo exactamente eso, únicamente he obviado el lenguaje inclusivo que utilizó, y que siempre utiliza hasta el ridículo, para que este artículo no ocupe doce páginas en vez de una y media y puedan ustedes acabar sus quehaceres. Si alguien me puede explicar por favor exactamente el objetivo de dicha gira musical por España que me lo haga saber porque yo no doy crédito a lo escuchado allí.

Recuerden que esta señora es la que dice que el Gobierno hace cosas chulísimas, que hay fijos discontinuos para enmascarar que se mantiene la temporalidad laboral o que cuando le han preguntado a nuestro presidente Pedro Sánchez cómo se ve él en el futuro, según parece, se ve compartiendo el proyecto político de esta señora. La verdad es que me los imagino a los dos en su supuesto cuatro latas rodando a ritmo de jazz por lo que el señor José Bono diría Ejpaña y me desternillo de la risa. Al menos algo bueno tienen, a veces nos hacen llorar de la risa.

Estas declaraciones, como tantas que solemos ver a diario, muestran entre otras cosas el nivel de nuestros dirigentes, algunos, con honrosas excepciones, son semianalfabetos, consulten sus currículums. Les invito a que se pongan discursos políticos de la transición o de los años 80 de nuestro parlamento, quedarán sorprendidos. Definitivamente, la sociedad está idiotizada y, prueba de ello, es que no pase nada o no se cese a nadie, solo a la máxima responsable del CNI, pero ese es otro asunto que da para otro artículo. Las encuestas aún les auguran votos, es incomprensible. Puede ser que también la gente empiece a estar anestesiada ante la triste decadencia social, política y cultural.

¡Informado al minuto!

¡Síguenos en nuestro canal de Telegram para estar al tanto de todos nuestros contenidos!

https://t.me/MinutoCrucial

3 Comments

  1. Todo lo que dices y lo que seguramente te callas, es tal cual.
    Lo verdaderamente grave es que, como dices, la sociedad está idiotizada. Es cierto, pero, ¿cómo se ha alcanzado ese nivel de idiotez?
    Mi opinión es que ya han conseguido, tras varios siglos de trabajo incesante, la demolición de la (noción) de realidad (incluyendo, la verdad, el bien y la belleza, que son sus componentes fundamentales de las sociedades sanas y, con esta, se han llevado por delante los cimientos básicos del ser humano: las creencias vinculadas a la realidad y que le vinculan a ella. Ya estamos cerca de que nosotros mismos seamos puras ficciones, lo cual no nos permite distinguir lo real de lo imaginario, y, por tanto, que nos toman el pelo sin parar.
    De todas formas, espero que en festival europeísta de hoy España no quede la última o de las últimas, como viene siendo norma habitual en esta lúgubre etapa de nuestra historia.

  2. Magnífico artículo.
    Me gustaría saber tu opinión sobre la no implicación del CNI en el asunto de Pegasus y la destitución de Paz Esteban. Un hecho insólito y grave para cualquier país aliado, al tratarse además de una funcionaria con larga trayectoria, muy competente y magníficos contactos, importante para la seguridad del Estado y las relaciones con otros servicios de inteligencia.
    Un abrazo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*